ASPIRACIÓN

Debo Tenerla

por Ramesh Bijlani

La aspiración no necesita ser en forma de pensamiento; puede ser un sentimiento interno que permanece incluso cuando la mente está prestando atención al trabajo.

Sri Aurobindo

Una aspiración es para algo que deseamos ser o algo que queremos tener. Sin embargo, una aspiración no es un deseo ordinario. Una aspiración es para algo tan bueno que desearlo no solo es permisible e inofensivo, sino también deseable. Por lo general, se considera con razón que los deseos son la causa fundamental del sufrimiento, como declaró el Señor Buda hace más de 2.500 años. Por tanto, los deseos deben reducirse al mínimo. Pero una aspiración nos da una razón para vivir. Una aspiración le da un propósito a nuestra vida. Una aspiración nos lleva hacia una existencia mejor y más significativa. Una aspiración es un deseo deseable.

En el contexto de la vida espiritual, la aspiración no es una ambición. Una ambición suele ser un objetivo material, por ejemplo, convertirse en médico o volverse millonario. Cuando se logra la ambición, uno tiene la opción de tratarla como el destino final o como un escalón en el camino hacia otra ambición. Una aspiración espiritual no es material ni una estación alcanzada en el transcurso de un viaje. Una aspiración se limita a la dirección en la que se realizará el viaje, la forma en que se realizará el viaje, el vehículo en el que se realizará el viaje, etc. El viaje puede tener un destino, pero esa no es la principal preocupación. La alegría radica en la búsqueda, no en el anhelo de la meta.

¿Qué podría ser una aspiración? Un buen ejemplo es la aspiración para la autosuperación. Una aspiración de superación personal se convierte en una aspiración espiritual cuando el destino es la unión con el Divino. Podemos pensar que somos buenos. Pero muy pocos de nosotros podemos decir verdaderamente que no podemos ser mejores. Ser mejores de lo que somos puede parecer una aspiración muy simple. Sí, es simple, pero no es fácil. Dado que siempre hay margen para mejorar, la superación personal es un viaje que dura toda la vida. Una vez que nos hemos vuelto un poco mejores de lo que somos, descubrimos que es posible mejorar aún más, y así sucesivamente. Por tanto, el proceso de superación personal nunca termina. La aspiración de autosuperación no solo es perfectamente compatible con la vida mundana; en realidad, es esencial para que la vida mundana sea feliz, saludable y satisfactoria. No basta con ser médico o profesor; uno debería ser un buen médico o un buen maestro. Un buen médico es un médico que también es buena persona; un buen profesor es un profesor que también es una buena persona. Para decirlo «matemáticamente»,

Un buen médico = Un médico + Una buena persona

Un buen profesor = Un profesor + Una buena persona

Si el buen médico o el buen maestro tiene una aspiración de superación personal, se convierte en una mejor persona. A medida que la buena persona se convierte en una mejor persona, también se convierte en un mejor médico o un mejor maestro. Independientemente del tipo de trabajo al que se dedique una persona, sólo aquella que emprende un viaje de superación personal a lo largo de toda su vida encuentra la paz, la alegría y la plenitud.

La aspiración es una de las tres herramientas principales en el yoga integral de Sri Aurobindo y la Madre: las otras dos son el rechazo y la entrega. Según Sri Aurobindo y la Madre, la aspiración debe ser constante, firme, ininterrumpida, inquebrantable, persistente, perseverante, intensa y apasionada, pero a su vez calma, serena, silenciosa y pacífica, y sobre todo vigilante. El esfuerzo tranquilo y constante inspirado por la aspiración, y el rechazo de todo lo que se interpone en el camino de la aspiración, es lo que se requiere de nosotros. El esfuerzo más simple y seguro es el trabajo que se hace como un instrumento del Divino y luego se ofrece al Divino. Deben ser rechazados los deseos, pasiones, tentaciones y apegos que son inevitables en la vida mundana, pero que obstruyen el movimiento hacia la aspiración. Habiendo hecho nuestra parte, podemos dejar el progreso espiritual en manos de la Divinidad con tranquilidad y disfrute, y un espíritu de dulce entrega.

Traducido por NB Traducciones.

(Ensayos relacionados: Deseos, Yoga integral, Rechazo, Entrega, Yoga)