Amistad Verdadera

"Nuestro mejor amigo es el que nos ama en nuestra mejor parte y, sin embargo, no nos pide que seamos diferentes de lo que somos".

Palabras de la Madre, Tercera serie, 1966 ed., P. 66

Me piden que explique lo que esto significa. ¡Me siento tentada a decirles todo tipo de cosas paradójicas! Pero aún así…

De todas maneras, escribí esto con algo en mente que generalmente se olvida: uno le pide a sus amigos y a quienes lo rodean que no sean lo que son sino lo que nos gustaría que ellos fueran: uno puede elaborar un ideal para uno mismo y querer aplicarlo a todos, pero … Esto me recuerda al hijo de Tolstoi a quien conocí en Japón y que estaba dando la vuelta al mundo con la esperanza de lograr la unidad entre los hombres. Sus intenciones eran excelentes, ¡pero su forma de hacerlo parecía menos feliz! Dijo con una seriedad imperturbable que si todos hablaran el mismo idioma, si todos se vistieran de la misma manera, comieran de la misma manera y se comportaran de la misma manera, ¡eso inevitablemente produciría la unidad! Y cuando se le preguntó cómo planeaba realizar esto, respondió que sería suficiente ir de pueblo en pueblo predicando un lenguaje nuevo pero universal, un vestido nuevo pero universal y hábitos nuevos pero universales. Eso fue todo … ¡Y eso era lo que pretendía hacer!

(Riéndose) Bueno, todos en su pequeño ámbito personal son así. Tienen un ideal, una concepción de lo que es verdadero, bello y noble, e incluso divino, y esta concepción propia la quieren imponer a los demás. También hay muchas personas que tienen una concepción de lo Divino e intentan con todas sus fuerzas imponer su concepción sobre lo Divino … ¡y generalmente no se desaniman hasta que han perdido su vida!

Es esta actitud espontánea y casi inconsciente la que tenía en mente, porque si le dijera a uno de ustedes: «¡Ahí! Eso es lo que quieres hacer», protestaría con mucha vehemencia y diría: «¡Qué! ¡Nunca en mi vida!» Pero cuando uno tiene opiniones sobre las personas y especialmente reacciones a su forma de vida, es porque uno los culpa por no ser lo que uno piensa que deberían ser. Si nunca olvidamos que no puede haber, no debería haber dos cosas exactamente iguales en el universo, dado que la segunda sería inútil ya que ya habría una del mismo tipo, y que el universo está constituido por la armonía de una multiplicidad infinita en el que dos movimientos – y aún más, dos conciencias – nunca son iguales, entonces, ¿qué derecho tenemos para intervenir y que alguien se ajuste a nuestro propio pensamiento? … Porque si piensas de una manera particular, es seguro de que el otro no podrá pensar de la misma manera. Y si usted es una persona de cierto tipo, es absolutamente seguro que los demás no podrán ser del mismo tipo. Y lo que debes aprender es armonizar, sintetizar, combinar todas las cosas dispares en el universo poniendo cada una en su lugar. La armonía total no radica en absoluto en una identidad, sino en una armonización que solo puede lograrse poniendo cada cosa en su lugar.

Y esto debe estar en la base de la reacción que uno tiene el derecho de esperar de un verdadero amigo, que debería desear no que su amigo sea como él, sino que sea lo que es.

Ahora, al comienzo de la frase dije: «Él te ama en la mejor parte de ti mismo …» Para decirlo un poco más positivamente: tu amigo no es alguien que te aliente a caer hasta tu nivel más bajo, alguien que te aliente a hacer cosas tontas junto con él o caer en malas formas con él o alguien que te elogia por todas las cosas desagradables que haces, eso está bastante claro. Y, sin embargo, generalmente, muy, muy a menudo, con demasiada frecuencia, uno se hace amigo de alguien con quien no se siente incómodo cuando ha tocado fondo. Uno considera como su mejor amigo a alguien que lo anima en sus locuras: uno se junta con otros para deambular en lugar de ir a la escuela, para ir a robar fruta de los jardines, para burlarse de los maestros y para todo tipo de cosas por el estilo. No estoy haciendo ningún comentario personal, pero de hecho podría citar algunos ejemplos, por desgracia, demasiados. Y quizás por eso dije: «No son tus verdaderos amigos». Pero aun así, son los amigos más convenientes, porque no te hacen sentir que estás equivocado; mientras que a uno que viene y te dice: «Ahora, en lugar de deambular y no hacer nada o hacer cosas estúpidas, si vienes a la clase, ¿no crees que sería mejor!» por lo general, uno responde: «¡No me molestes! No eres mi amigo». Quizás por eso escribí esta oración. Ahí tienes. Repito, no estoy haciendo ningún comentario personal, pero aún así es una oportunidad para contarles algo que desafortunadamente sucede con demasiada frecuencia.

Hay niños aquí que prometían mucho, que estaban en la cima de su clase, que solían trabajar en serio, de quienes esperaba mucho, y que han sido completamente arruinados por este tipo de amistad. Como estamos hablando de esto, les diré hoy que lo lamento mucho y que no llamo amigos a esas personas sino enemigos mortales contra los que uno debe protegerse como lo haría contra una enfermedad contagiosa.

No nos gusta la compañía de alguien que tiene una enfermedad contagiosa, y lo evitamos cuidadosamente; generalmente es segregado para que no se propague. Pero el contagio del vicio y el mal comportamiento, el contagio de la depravación, la falsedad y lo que es vulgar, es infinitamente más peligroso que el contagio de cualquier enfermedad, y esto es lo que debe evitarse con mucho cuidado. Debes considerar como tu mejor amigo al que te dice que no desea participar en ningún acto malo o feo, el que te da coraje para resistir las bajas tentaciones; el es un amigo. Él es con quien debes asociarse y no con alguien con quien te diviertes y que fortalece tus tendencias malignas. Eso es todo.

Ahora, no vamos a elaborar el punto y espero que aquellos que tengo en mente entiendan lo que he dicho.

De hecho, debe elegir como amigos solo a aquellos que sean más sabios que ti, aquellos cuya compañía te ennoblezca y te ayude a ser maestro de tí mismo, a progresar, a actuar de una mejor manera y a ver con más claridad. Y finalmente, el mejor amigo que uno pueda tener: ¿no es él lo Divino, a quien se puede decir todo, revelar todo? Porque de hecho allí esta la fuente de toda compasión, de todo poder para borrar cada error cuando no se repite.
(Nota: En 1961, cuando se publicó por primera vez esta charla, La Madre comentó sobre esta frase: «Mientras uno repita sus errores, nada puede ser erradicado, ya que uno los recrea a cada minuto. Cuando alguien comete un error, grave o no, este error tiene consecuencias en su vida, un ‘Karma’ que debe ser consumido, pero la Gracias Divina, si uno recurre a Ella, tiene el poder de neutralizar las consecuencias; pero para esto la falta no debe repetirse. Uno no debe pensar que puede continuar cometiendo las mismas estupideces indefinidamente y que indefinidamente la Gracia cancelará todas las consecuencias, no ocurre de esa manera! El pasado puede estar completamente purificado, limpiado, hasta el punto de no tener ningún efecto en el futuro, pero con la condición de que uno no lo vuelva a convertir en un presente perpetuo; usted mismo debe detener la mala vibración en sí mismo, no debe seguir reproduciendo la misma vibración indefinidamente.»)

Para abrir el camino a la verdadera realización; es él quien puede entenderlo todo, curarlo todo y siempre ayudar en el camino, ayudarte a no fallar, a no vacilar, a no caer, sino caminar directamente hacia la meta. Él es el verdadero amigo, el amigo de los días buenos y malos, el que puede entender, puede sanar, y que siempre está ahí cuando lo necesitas. Cuando lo invocas sinceramente, él siempre está ahí para guiarte y sostenerte, y para amarte de la manera verdadera.

Versión Libre de NB Traducciones