Más que Nacionalismo

MARZO 2023

VOLUMEN 48 No. 3

EDITORIAL

El amor tiene capas, al igual que la lealtad. Un amante del planeta tierra puede tener reservado un lugar especial en su corazón para el país en el que nació. El amor por la patria se denomina patriotismo. Si el patriotismo se basa en una ideología, se convierte en nacionalismo. Si el nacionalismo está asociado a la conciencia de aquello especial que nuestro país puede ofrecer al resto del mundo, el nacionalismo naturalmente se vuelve  internacionalismo. Ese es el tipo de nacionalismo que Sri Aurobindo adoptó y practicó. Lo que India puede ofrecer al resto del mundo es sabiduría espiritual atemporal que nos brinda la base para una vida significativa llena de amor, paz y realización. Occidente, materialmente saturado pero espiritualmente hambriento, ha estado recibiendo esa sabiduría con creciente vigor durante unos cien años. Desde el punto de vista espiritual, todos somos diversas manifestaciones de lo Divino. Sin embargo, es sólo la expresión la que es diversa, no la esencia. Por lo tanto, la sabiduría espiritual puede crear un sentido de fraternidad, un sentido de hermandad universal, sobre el cual se puede fundar la unidad global en el plano psicológico. La expresión exterior de un sentido de unidad psicológica puede ser un Gobierno Mundial. El Gobierno Mundial basado en la unidad psicológica será muy diferente a los imperios del pasado, que se basaron en la conquista militar y trataron de imponer la cultura del conquistador en las colonias para lograr la uniformidad. Fue la falta de unidad psicológica y los vanos intentos de lograr la uniformidad lo que supuso la caída de todos los imperios. El Gobierno Mundial basado en la unidad psicológica respetará la diversidad. Ni siquiera intentará imponer la uniformidad. Así, en la visión de Sri Aurobindo, expuesta extensamente en su obra titulada “El ideal de la unidad humana”, el nacionalismo indio fue el origen del internacionalismo, y para que esto sucediera, una India independiente era un requisito previo. Por lo tanto, él quería que India fuera libre para que pudiera desempeñar su papel legítimo en el mundo. Solo un país libre puede ser un gran país, y solo un gran país cuenta en el mundo. Como dijo Sri Aurobindo en su discurso de Uttarpara en 1909, “Ella [India] no se levanta como lo hacen otros países, para sí o cuando es fuerte, para pisotear a los débiles. Ella se levanta para derramar sobre el mundo la luz eterna que le ha sido confiada. India siempre ha existido para la humanidad y no para sí misma, y es para la humanidad y no para ella misma que debe ser grande”. Las ideas de Sri Aurobindo estaban enraizadas en un contacto profundo y perspicaz con lo que Occidente tenía para ofrecer al mundo, así como con lo que India podía ofrecer. Pero desafortunadamente, lo que India tenía para ofrecer había sido eclipsado por el brillo y el glamour de Occidente. Durante alrededor de catorce años dedicados a cada uno, Sri Aurobindo había estudiado y reflexionado sobre la historia y la cultura tanto de Occidente como de Oriente. Habiendo hecho eso, su enfoque como indio no fue el de un trasplante acrítico ni el de un rechazo absoluto, sino uno de asimilación crítica de los aportes de Occidente. Al igual que Gandhiji, mantuvo sus ventanas abiertas a las ideas de todas partes, pero se negó a dejarse arrastrar por ellas. Esta ha sido la tradición india desde los tiempos védicos: “Que los pensamientos nobles nos lleguen de todas partes (Rigveda, 1.89.1)”. El nacionalismo de India nunca ha impedido que India trate al mundo como una sola familia (vasudhaiva kutumbakam), lo que una vez más hizo muy recientemente cuando puso a disposición del mundo la cloroquina y la vacuna para el corona virus.

Publicado anteriormente en la columna ‘Speaking’ Tree de ‘The Times of India’. Disponible en: https://www.speakingtree.in/article/can-nationalism-treat-the-world-as-one-family

Es mejor evitar la conversación inútil que disminuye la conciencia o trae algo de una conciencia pasada. Hablar de la sadhana también entra en la categoría cuando se trata simplemente de una discusión mental de tipo superficial.

-Sri Aurobindo (CWSA Vol 31, Cartas sobre Yoga – IV, p 83)

 

Versión Libre de NB Traducciones